miércoles, 28 de septiembre de 2016

Volver a Empezar

A pocos días de acabar septiembre, tengo que decir que por excelencia Septiembre ha sido y será siempre el mes de la vuelta al cole, tal y como anunció hace ya muchos años el Corte Inglés, el mes de “Volver a empezar”.

Siempre he creído que puedes hacerte una idea de la “madurez” de una persona simplemente estando atento a cuando empieza su año, quiero decir, para las personas trabajadoras los años empiezan en Enero, con el año nuevo, el día 1, sin embargo para niños, estudiantes y “postestudiantes” el año empieza en Septiembre con el nuevo curso, por eso si hablando con alguien se refiere a los años por cursos sabrás que se trata de una persona joven.

Llevaba ya un par de años siendo consciente de que mi vida empezaba en enero, y olvidando aquellos días en los que el verano parecía no pertenecer a ningún año, cuando simplemente eran unos meses en los que no ir al cole y disfrutar para en septiembre volver a empezar el curso, volver a la rutina y empezar por tanto el año.

Pero esta vez, una vez terminado agosto, ha sido completamente diferente, este año mi vida,mi nueva vida ha empezado en septiembre, en el mes de volver a empezar.
Y ya no solo volver a empezar un curso o un trabajo, volver a empezar de cero, lejos de casa, lejos de los amigos y la familia, sin billete de vuelta, lejos de la zona de confort de la que es tan difícil salir. ¡¡Este año me he tomado muy en serio de lo volver a empezar!!.




Los primeros días de comienzo siempre son duros para todos (¡¡sólo hay que ver a los niños de 3 años que empiezan el cole por primera vez!!), es duro verte solo, y tener que dejar atrás la timidez para conocer gente nueva, hay que ser valiente para salir a descubrir todo lo que tu nueva ciudad tiene por ofrecerte, y estas cosas al principio pueden asustar y mucho.

Sí es verdad, que una vez pasan las dos primeras semanas, las cosas ya se ven de otro color, no todo es tan negro y hay mucho mundo nuevo que conocer. Conoces a gente nueva, que tiene en común contigo más cosas de las que a priori puedes pensar, descubres nuevos lugares, vas aprendiendo cosas que antes no sabías,etc… y así casi sin darme cuenta he pasado septiembre, con la ilusión de empezar algo nuevo, con las ganas de aprender todo lo posible, con la energía suficiente para pasear los días de lluvia, etc…




Sin embargo, aún estando lejos de casa, no puedo parar de acordarme de mis amigos, cada día pasa algo que hace que me hace pensar en ellos, tonterías en definitiva que con la magia de whatsapp puedo compartir al instante y hacerlos participe de el día a día, contar lo que has comido o que te cuenten lo que han cenado (sin resultar un pesado) , enviar foto de sitios nuevos que conoces y que sabes que les encantarían, y como no contar anécdotas graciosas que ocurren cuando ya no te encuentras en tu zona habitual. Skype también ayuda a de vez en cuando hablar con la gente que quieres y a no echar tanto de menos lo que hasta hace pocas semanas disfrutabas cada día.

Por eso creo que aunque estés lejos de casa, y empieces una nueva vida, hoy en día no es difícil mantener el contacto con las viejas amistades, las distancias se acortan fácilmente, y aunque hace varios meses escribíamos sobre lo intercomunicados que estamos, siempre hay un lado positivo, en este caso es que podemos seguir en contacto con la gente que no se encuentra cerca.




Además, nunca,nunca,nunca debemos olvidar de dónde venimos, para saber dónde queremos ir.

R

Échate Otro

1 comentario:

  1. Volver a empezar (de una forma drástica, iniciando de cero). Suena bonito, pero hay que tener mucho de valor (y una pizca de locura) para hacerlo, porque también se renuncia a la zona de confort y habrá que abrir nuevos caminos (hasta encontrar el correcto) y donde caerse será una posibilidad constante, y el aprender a levantarse en solitario, será una fortaleza que puede convertirse en la diferencia entre el éxito y el fracaso.
    Como sea, “Bienaventurados los que tienen la valentía de iniciar drásticamente desde cero” porque ellos verán, conocerán, aprenderán y lograrán lo que jamás hubieran alcanzado, de no haber tomado la dura y mágica decisión de empezar otra vez.
    ¡Saludos!

    ResponderEliminar